El año que vivimos
expuestos

Cuando varias crisis irrumpen a la vez
Diciembre de 2021

chevron down

El año 2021 estuvo marcado por dos crisis que el mundo no pudo ignorar: la COVID-19 y el calentamiento global.

Desde las inundaciones sin precedentes en Alemania hasta los incendios descontrolados en California y Grecia, los fenómenos atmosféricos extremos aumentaron en intensidad y frecuencia. Aunque hubo algunos avances en cuestiones climáticas, las reuniones de alto nivel no dieron lugar de inmediato a los compromisos necesarios para cumplir los objetivos del Acuerdo de París.

Collage colorido que incluye imágenes de inundaciones e incendios forestales.

Pandemia de COVID-19

Al mismo tiempo que esta pandemia mortal continuaba extendiéndose, revirtiendo los logros obtenidos con tanto esfuerzo en la lucha contra el VIH y la tuberculosis, y cobrándose entre 5 y 15 millones de vidas, sus efectos socioeconómicos se hicieron cada vez más patentes.

Un hombre con equipo de protección entrega una bolsa de comida a una niña
“Sin un apoyo urgente, los países con bajos ingresos seguirán haciendo frente al impacto económico de la COVID-19 durante esta década decisiva. Esto incluye una disminución significativa de los ingresos de los dos mil millones de personas que trabajan en la economía sumergida, de la que muchas personas, la mayoría de las cuales son mujeres, residen en países de bajos ingresos”. Mandeep Dhaliwal, Directora del Grupo de Salud en la Oficina de Apoyo a Políticas y Programas del PNUD.

La pandemia dejó al descubierto otras desigualdades. Los países ricos hicieron acopio de vacunas, mientras los países pobres se quedaban sin ellas. El Tablero Global sobre la Equidad de la Vacuna de la COVID19 del PNUD, la OMS y la Universidad de Oxford destacó los beneficios de fomentar la igualdad de condiciones. Estos mensajes se volvieron aún más urgentes con la aparición de ómicron, la última variante que inquieta al mundo.

Una mujer con equipo de protección camina a lo largo de filas de personas. Primer plano de una trabajadora médica llenando una jeringa
“La desigualdad de las vacunas es el mayor obstáculo del mundo para poner fin y recuperarse de esta pandemia. Desde el punto de vista económico, epidemiológico y moral, lo mejor para todos los países es utilizar los últimos datos disponibles para poner a disposición de todas las personas las vacunas que salvan vidas”. Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS.

Alimentos y energía
más justos

Los sistemas alimentarios del mundo sufrieron para hacer frente a estas crisis paralelas y las Naciones Unidas se reunieron para estudiar cómo podemos cambiar nuestra forma de comer y producir alimentos.

“Esta Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas debe ser el momento en el que nuestros sistemas alimentarios mundiales experimenten un ‘reinicio’. Eso significa impulsar un cambio estructural, tomar decisiones difíciles y llevar voces diversas a las instancias decisorias. Esta necesidad de cambio ya la subrayó un nuevo informe de la ONU, según el cual casi el 90 % de los subsidios agrícolas del planeta que se pagan cada año a los agricultores están causando un daño inmenso”. - Achim Steiner, Administrador del PNUD.

Una mujer sostiene un manojo de trigo y hoz.
Foto:
PNUD Líbano

En el Diálogo de Alto Nivel sobre Energía de las Naciones Unidas, el PNUD abogó por los cientos de millones de personas que carecen incluso de las infraestructuras energéticas básicas.

“Estamos en 2021, pero 759 millones de personas en todo el mundo todavía no tienen electricidad en sus hogares para estudiar o guisar alimentos con las luces encendidas y 2.600 millones de personas no tienen combustibles limpios para cocinar. El PNUD está comprometido a movilizar a todo el sistema de la ONU, así como a los estados miembros, el sector privado, la sociedad civil y las instituciones financieras para brindar energía limpia y asequible a 500 millones de personas para 2025, centrándose en las más rezagadas". - Haoliang Xu, Director del Departamento de Apoyo a Políticas y Programas del PNUD.

Dos mujeres se sientan en una habitación oscura iluminada por velas
Matrona y enfermera durante una consulta de emergencia en la noche en el centro de salud Chikumbi.
Foto:
PNUD/Karin Schermbucker

Online y
en persona

La brecha digital se agudizó y, aunque la pandemia también demostró que podemos cambiar las cosas de manera rápida, solo es posible si disponemos de los recursos y la visión necesarios.

“Debemos ir más allá de nuestra forma de entender la conectividad en función de si alguien tiene o no acceso a Internet. Incluso cuando hay cobertura, la brecha digital aún puede estar arraigada por cuestiones de asequibilidad, seguridad y accesibilidad del contenido, así como la falta de alfabetización digital. Es imperativo garantizar que las oportunidades de trabajo, educación y servicios públicos que la conectividad puede ofrecer sean accesibles para todas las personas”. - Robert Opp, Director del Área de Digital del PNUD.

Una niña trabaja en una tarea escolar con un maestro visible en su televisor
El 23 de marzo, Turquía lanzó un sistema de aprendizaje a través de la televisión para cerca de 18 millones de estudiantes de primaria, secundaria y bachillerato.
Foto:
PNUD Turquía/Levent Kulu

Trazando el camino para salir de las crisis

En medio de las crisis mundiales, países como Afganistán y Myanmar tuvieron que hacer frente a la carga adicional de los pronunciamientos políticos que hicieron retroceder los derechos humanos, con efectos latentemente desastrosos. Una evaluación del PNUD reveló que hasta el 97 % de los afganos están al borde de la pobreza universal.

Refugiados que viven en un campamento en las afueras de Kabul bajo el dominio de los talibanes Un manifestante antigolpista prende fuego en la carretera
“La transición a las nuevas autoridades, la pandemia, la sequía, el invierno que se aproxima… cada uno de ellos por sí solo ya suponía un gran reto. En conjunto, forman una crisis que exige una acción urgente”. Kanni Wignaraja, Directora de la Oficina Regional para Asia y el Pacífico del PNUD.
Infografía: desde el 1 de febrero de 2021 hasta el 1 de mayo de 2021 830 personas murieron y 3885 personas fueron detenidas

Los desafíos complejos que afrontan los países frágiles se agravaron en lugares como Haití, que cuando todavía se estaba recuperando del último terremoto catastrófico, volvió a sufrir un desastre natural. Se estima que unas 600 000 personas necesitan ayuda humanitaria en el país.

“El statu quo ya no es una opción para responder a la crisis. Estamos pasando rápidamente de la reacción a la anticipación. El PNUD ha decidido adoptar un enfoque más ágil, receptivo y previsor para ayudar a los países tanto a responder como a prepararse para las futuras crisis. Ya estamos poniendo en práctica este planteamiento en países y regiones como Sudán, Haití, Afganistán y el Sahel”. Asako Okai, Directora de la Oficina de Crisis del PNUD.

El camino desde
y hacia Glasgow

A finales de año, todas las miradas estaban puestas en la COP26 de Escocia. En el corazón del Acuerdo de París se encuentran los compromisos nacionales sobre el cambio climático, o Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC por sus siglas en inglés). El PNUD apoya a 120 países para mejorar sus NDC a través de su Promesa climática. Ahora es el momento de convertir las promesas en acciones con la amplia cartera del PNUD que ayuda tanto a países grandes como a pequeños a tomar medidas audaces en materia de energía, adaptación y resiliencia, naturaleza, bosques, finanzas, género, comunidades indígenas y locales, empleos verdes y economía circular.

Pese a registrar algunos avances, el Pacto Climático de Glasgow se quedó corto. El objetivo del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 1,5 °C sigue vivo, pero requiere medidas ambiciosas de manera urgente.

Personas con carteles marchan en la calle.
Jóvenes exhiben pancartas durante la marcha que tuvo lugar antes de la COP26, en donde los ministros preparan la conferencia por el cambio climático.
Foto:
Mauro Ujetto
“Para afrontar la emergencia climática, ecológica y social, la burocracia internacional deberá actualizarse, con urgencia, al igual que sucedió con la emergencia sanitaria de la COVID-19, pero sin perder de vista la inclusión, la diversidad cultural, la libertad y una transición justa. Cada individuo, pueblo, municipio, ciudad, provincia, país y continente se lleva una simple tarea para el hogar: es tiempo de actuar y no hay forma de librarse”.Máximo Mazzocco, activista juvenil de la iniciativa #Generation17 del PNUD y Samsung.
Máximo Mazzocco se hace un selfie con Francisco Vera en la COP26
Máximo Mazzocco, líder de la iniciativa #Generation17 del PNUD y Samsung, conoce en la COP26 a Francisco Vera, el joven activista por el clima de 12 años.
Foto:
Máximo Mazzocco

En 2021, el PNUD también estuvo a la vanguardia de las voces que abogaban para que los subsidios a los combustibles fósiles pasaran a la historia.

“El mundo sigue gastando miles de millones de dólares en subsidios a los combustibles fósiles, mientras cientos de millones de personas viven en la pobreza y la crisis climática se acelera. Mientras la ‘alerta roja’ lanza destellos a la humanidad, la ciencia nos dice que solo la descarbonización y la acción climática más ambiciosas limitarán el calentamiento global a 1,5 °C”. - Achim Steiner, Administrador del PNUD.

“Al menos nosotros tuvimos un asteroide. ¿Cuál es su excusa?” Frankie la dinosaurio.
Un dinosaurio habla en el podio del salón de la asamblea general de las Naciones Unidas
La campaña y el cortometraje "No elijas la extinción" del PNUD tienen como objetivo acentuar las consecuencias del los subsidios a los combustibles fósiles.
Foto:
PNUD